Mi vida después del Kindle

5 mins

kindle.jpg

Hace algo más de tres años compré un kindle paperwhite v2 de Amazon, fue una decisión que demoré mucho tiempo en tomar. Soy uno de esos románticos del papel escrito y al olor a libro nuevo o viejo. Debo decir, pasado tanto tiempo, que no me equivoqué. Los beneficios de la lectura en dispositivos de tinta electrónica (no estoy hablando de “tablets”) son muchos como para despreciarlos.

Espacio

Es tal la cantidad de libros que tengo y tan poco el espacio que dispongo, que seguir adquiriéndolos en papel es sumamente complicado de sostener. Por otro lado, suponiendo que algún día tuviera espacio suficiente como para armar ese concepto romántico del estudio / biblioteca personal, realmente, vale la pena? o acaso, no deja de ser un “esnobismo” como tantos otros? un capricho del siglo pasado?. Te lo entiendo si sos un escritor, periodista, cineasta, filósofo o te sobra espacio y plata, pero para un simple mortal como yo, con familia y un departamento chico es un lujo casi imposible.

Costos

El impacto (positivo) que tiene un lector electrónico en los costos, es sumamente alto. Tan solo pensar en los miles de libros que todos los años entran al dominio público y que podemos descargar libremente. La amortización del dispositivo es rápida pensando en el precio de la versión física de un libro. Por ejemplo: un “Madame Bovary” de Flaubert, actualmente en Buenos Aires, en ediciones impresas, ronda en el orden de los u$s 10, hoy un Paperwhite cuesta unos u$s 130, es decir que solo 13 libros del estilo del escrito por el señor Gustave amortizan la compra de un equipo.

Cuándo un libro pasa a dominio público, depende de la legislación de cada país. Los plazos más habituales de ver son 50 o 70 años desde la muerte del autor. Por ejemplo en Argentina el plazo es de 70 años, pero hay que tener en el tema de la traducción que también entra en el mismo régimen, “Madame Bovary” puede ser de dominio público desde mucho tiempo atrás, sin embargo, una traducción moderna eventualmente tendría activos los derechos del traductor.

Diccionarios

Una funcionalidad del Kindle que realmente disfruto, es la del diccionario integrado. Simple, una duda en una palabra, se la selecciona y automáticamente se desplegará un “popup” con la descripción de la misma, incluso tenemos el acceso a la Wikipedia en caso de contar con conectividad por medio de Wifi. Los diccionarios son configurables, incluso pueden instalarse diccionarios de traducción, por ejemplo para inglés castellano. El kindle además lleva esto mucho más allá, cada palabra consultada se va incorporando a un índice que podemos consultar en cualquier momento para repasar las dudas que tengamos. Esto con un libro físico implicaría tener un diccionario (también físico) importante al lado, ni pensar en tener que transportar esta configuración.

Transportabilidad

Llevar encima la obra completa de Dostoyevsky: cuánto pesaría semejante conjunto de libros? En un Kindle ocupan una porción muy pequeña de la capacidad total. Incluso un modelo antiguo como el que tengo, con 2 gbytes, luego de más de tres años no llegué a completar su capacidad, estamos hablando de más de 250 libros.

Búsquedas

Impensable. Buscar una palabra en uno o más libros, es simplemente cuestión de unos segundos.

Contenidos heterogéneos

Prácticamente cualquier documento, página web, nota periodística, etc. puede ser convertida a un libro electrónico y visualizada como tal en el Kindle. Hay dos grandes opciones (hay más obviamente):

  • La herramienta Send to kindle de Amazon. Convierte múltiples tipos de archivo en documentos electrónicos y los sube automáticamente a la nube personal que cada usuario de Kindle cuenta de forma gratuita y que permite extender el volumen de nuestro dispositivo. Cuenta con versión de “escritorio” para hacer el clásico botón derecho -> “Send to” con los archivos que es capaz de convertir o bien un complemento para navegadores que permite hacer lo mismo sobre cada página interesante que estemos visualizando. Créanme que esto es realmente funcional, es muy habitual que la lectura de páginas web sea muy superficial, muchas veces no colabora el diseño, la publicidades y demás distracciones, usando esta herramienta podemos diferir la lectura para momentos más tranquilos, además que en el caso de una página web el complemento limpia completamente la página de elementos inútiles, convirtiéndola prácticamente en la página de un libro. Todo esto con conectividad “over the air”, usando wifi el Kindle descarga automáticamente todos estos contenidos.

  • Calibre, por otro lado permite convertir varios tipos de documentos, pero me resulto fántastico el trabajo que puede llegar a hacer con los feeds RSS, por ejemplo, podemos eventualmente de manera automatizada, descargarnos las noticias de algún medio tradicional y leerles por la mañana cual diario de papel.

Enlaces imprescindibles

  • Calibre: Fundamental instalarlo, el administrador de tu biblioteca electrónica. Conversión al vuelo de formato epub al que requiere el dispositivo. Descarga de sitios sindicados por rss a un libro electrónico.

  • Epublibre: Espectacular sitio con un catálogo sensacional de títulos en español principalmente y muy actualizados, por supuesto solo lo recomiendo para la descarga de libros de dominio público únicamente.

  • Zbigz: Está página es muy útil para la descarga de torrents de manera online, útil para descargar del sitio mencionado en el punto anterior.


@pmoracho QR code
https://pmoracho.github.io/blog/2016/12/26/Mi-vida-despues-del-Kindle/
2017-01-05 22:28 -0300
BY-NC-SA 4.0 https://pmoracho.github.io/disclosure
https://pmoracho.github.io/blog/2016/12/26/Mi-vida-despues-del-Kindle/